Sin supervisión, errores en la dieta 15

Hacer dieta sin supervisión.

¿Irías a un viaje sin una guía? ¿Navegarías en el océano sin un mapa? ¿Viajarías a otro planeta sin un capitán?

Así exactamente es lo que pasa cuando haces una dieta sin asistencia, sin guía, sin supervisión, sin un médico o especialista que te indique el camino adecuado, el camino en el que hay tantas posibilidades de fallar, que es equivalente a andar a ciegas por una habitación desconocida, puedes atravesarla, sí, pero, seguro rompes algo, chocas con algo o incluso, te puedes lastimar.

La supervisión médica o de un especialista es la mejor manera de iniciar una dieta
La supervisión médica o de un especialista es la mejor manera de iniciar una dieta

¿Recuerdas el rebote? ¿Los alimentos light? ¿Comer solo ensaladas? ¿Quedarte con hambre? ¿Sabes cómo pesarte? ¿Cómo medirte? etc. Esto lo han visto los especialistas no una o dos veces, lo tratan y resuelven ¡todos los días! Y si bien, quizá ya seas todo un experto en dietas pues «las has probado todas», ¡aun no lo logras!

Todos estos errores los puedes evitar ¡simplemente asistiendo a un especialista!

¡No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va!

La supervisión de el proceso de pérdida de peso es bastante complejo, y en realidad se requiere de la experiencia de un médico especializado.

Lo primero que debe hacer un buen médico es establecer una ruta, plan, o «bitácora». Con ella, el médico te planteará las cosas que dadas las experiencias previas con otros pacientes sabe que son factibles y alcanzables para ti.

En ella escribirá tus medidas iniciales, altura, peso, medidas de cintura, pecho (busto), piernas, brazos, y demás que considere necesarias.

Probablemente te imprima diversos menús, los alimentos que te recomienda evitar, otros que te recomienda incorporar, los horarios en que es más eficiente comer, hacer colaciones, etc.

Finalmente, dependiendo siempre de TUS necesidades, puede canalizarte con un psicólogo para que siempre te encuentres bien motivado, recomendarte algún gimnasio o una actividad deportiva. Incluso, en algunos casos, podrá indicarte algún medicamento que te ayude para perder peso.

Igualmente, platicará con tu pareja, padres y/o hijos para que te ayuden y motiven. Incluso, les invitará a que también ellos disfruten de la dieta que diseñará para las comidas familiares.

Y lo más importante, te dará una cita en una fecha próxima para poder evaluar tu avance. Y por favor, ASISTE!! Imagina que inicias un viaje y lo haces a ojos cerrados, si no sabes cuánto avanzaste y en qué dirección, ¿vas por el camino correcto?

Resumiendo

Estar en supervisión por un especialista te va a dar acceso a:

  • Experiencia
  • Medicamentos
  • Dietas adecuadas a tu entorno
  • Ruta óptima
  • Registro de cambios
  • Ajustes conforme progresas
  • Integración a tu plan con la familia
  • Recomendaciones con otros especialistas que ya han tratado personas con tu misma necesidad
  • Y un muy largo etcetera que hará que ahorres
    • Tiempo
    • Dinero
    • Esfuerzo

Mi experiencia

Hay un proverbio árabe que dice más o menos «¿por qué siempre tenemos tiempo para hacer dos veces una cosa mal y no nos tomamos el tiempo para hacerla una única vez bien?» 

Podemos decir que es por economía, pero la las instituciones públicas tienen programas GRATUITOS para el control de peso, podemos igualmente alegar que no tenemos tiempo, PERO, siempre tenemos tiempo para revisar el Facebook, Snapchat, Twitter, y no se diga la novela.

La verdad, es que la mayoría de obesos que llegamos a la edad adulta sin haber asistido nunca a un especialista en control de peso, lo haremos por primera vez, luego de un evento infortunado. El diagnóstico de hiperglucemia, hipertensión, un pre infarto, o incluso, algo tan simple como llegar sin aire al final de las escaleras.

Siempre he creído que es mejor prevenir que lamentar, pero admito igualmente que es más facil decir que hacer, pero ¿De verdad tenemos que esperar a que sea el mismo cuerpo el que reclame un «ya basta, cuídame!»?

 

Deja un comentario