Niños Down y Obesidad

Los Niños Down tienden a ser obesos.

Acorde con la Asociación Down del Reino Unido, esto es falso. Y según lo publicado en el artículo la mayoría de las personas Down tienen un metabolismo idéntico al del resto de las personas.

Entonces, ¿a qué se debe esta percepción? dicen que muy probablemente se deba a que en las décadas pasadas, los centros que atendían a las personas con este síndrome, las tenían simplemente mal atendidas.

Exponen el caso de una mamá que lleva a su hija con el sindrome a actividades regulares en la alberca. Y remarcan en el estudio que uno de los grandes errores de los padres es querer controlar el peso de los hijos únicamente a través de la dieta y no de el estilo de vida.

TODOS debemos hacer ejercicio, comer bien y tener actividades regulares. Para ello, es mejor administrar nuestro tiempo y planear actividades que nos permitan convivir con nuestra familia, comer bien y realizar ejercicio.

Predicar con el ejemplo.

Los niños Down, al igual que cualquier otro niño, aprenderá a comer acorde con los hábitos de la familia. Por ello es muy importante que conforme los niños crezcan, se involucren cada vez más en la planeación de los alimentos. Acompañar a los padres al mercado, planear el menú de la semana, etc.

Una vez sentados a la mesa, también es importante verificar las porciones adecuadas, si a los niños Down se les llegara a complicar hacer cálculos, también nos podemos apoyar en el tamaño de los platos.

Y sobre todo, ser conscientes de que una golosina puede ser un premio, pero no una regla. Así que quizá un chocolate luego de un largo día de trabajo puede ser bien ganado, pero no tener uno a la mano en cada alimento.

Enseñar para independizar

Para los padres de hijos sin el síndrome es complicado aceptar la independencia de los hijos, pero en el caso de los padres de niños Down, es una responsabilidad de la que se es consciente de esta responsabilidad desde que se detecta que el niño tiene el síndrome.

Cada lección aprendida es una tranquilidad más para los padres. Y en el caso de los buenos hábitos alimenticios, de ejercicio, etc. Los padres de niños Down, saben que de ello dependerá la salud posterior a la independencia de sus hijos.

Si los padres de todos los niños con síndrome o sin él, tomamos conciencia de este hecho. Quizá en solo una generación erradicaríamos la obesidad.

Mi experiencia personal:

He tenido el privilegio de convivir con niños down en diversas etapas de mi vida, y en todos los casos, encuentro que son como cualquier niño, seguirán las reglas que se respeten por los padres y harán hasta lo imposible por sacar ventaja de las reglas que los padres mismos no respetan.

La mejor manera de inculcar a los hijos buenos hábitos, es definitivamente con el ejemplo.

«Cuando tu vida no puede ser normal, te ves en la necesidad de llevar una vida extraordinaria»,
Hancel

Los niños Down como todos, aprenden del ejemplo

Deja un comentario