¿Flaco, gordo o “saludable”?

Eso de que el amor es ciego, aplica por igual a todos los tipos de amor. El amor entre parejas, el amor entre hermanos, el amor entre amigos y en el caso que nos atañe… el amor de los padres a sus hijos.

Ya había tocado el tema que en el caso de los niños, somos (o fui) los últimos en enterarnos que estamos gordos y no entendía qué problema había con ser gordo.

Mis padres me amaban (y me aman), mis hermanos me aceptaban (bueno… como todos los hermanos de todo el mundo), mis primos, pero, el rechazo franco y agresivo entre mis compañeros de primaria, fue mi primer “aterrizaje forzoso”

Si mis padres hubieren sabido que ese niño aplicado, bien portado y “un poco llenito” era obeso, quizá hubieren tomado decisiones más firmes y me hubieran corregido muchos malos hábitos desde la niñez.

Si alguna vez te han dicho que debes cuidar el peso de tu niño, o bien, eres un niño y estas leyendo esto, te tengo una magnífica noticia, hay una calculadora que va a ayudarte a definir si tienes o no sobrepeso:

https://nccd.cdc.gov/dnpabmi/ui/es/Calculator.aspx?CalculatorType=Metric

Es importante llenar correctamente los datos y entender que, el resultado nos dará indicios sobre nuestra salud, pero solo un especialista puede interpretar adecuadamente las implicaciones de los mismos.

Si los resultados están por debajo del 5 o por arriba del 80, es INDISPENSABLE que acudan a un especialista. Incluso, si los resultados son cercanos a estos, también vale la pena prevenir.

Recuerda que las palabras enseñan, pero el ejemplo arrastra. El cambio debe comenzar por uno mismo! cuidemos a nuestro #pandita

Como siempre, te recomendamos acudir a un especialista y compartir esta información.

Deja un comentario