El acondicionamiento 2a parte

¡El tamaño sí importa!

Como nuestro objetivo es mejorar nuestra salud a través de una mejor relación de masa muscular, vamos a enfocarnos en hacer crecer nuestros músculos (sí, los #panditas también tiene músculos!!). Para ello, es importante encontrar la fuerza necesaria para que cada músculo o grupo muscular tenga un punto de partida que nos permita distinguir si vamos mejorando.

Comenzaremos usando el peso que ya viene incluido en nuestro cuerpo. Y posteriormente a hacer el calentamiento (estirar los músculos y mover las articulaciones en todos los sentidos), vamos a iniciar con los músculos más grandes del cuerpo… El grupo que forman nuestros glúteos, junto con los muslos.

}Haremos tantas sentadillas como podamos en un minuto, recuerden que no vamos a exigirle al cuerpo, solo vamos a descubrir en qué punto de partida estamos. Si no podemos hacer una… ¿podremos con la ayuda de una silla? ¿de una pelota de entrenamiento? ¿Sentados contra el respaldo de la silla?

Si apoyándonos con las manos en una silla y sentándonos en una pelota de entrenamiento logramos hacer 1, 2 o 20 sentadillas en un minuto, ese será nuestro punto de partida.

¿Y que creen? ¡Ya hicimos más ejercicio que en muchos días anteriores!
Dejemos que nuestra respiración se normalice y ¡vamos nuevamente!
Una última vez… Dejemos que nuestra respiración se normalice y ¡vamos nuevamente!

En lo posible, hagamos esto 2 y hasta 3 veces durante el día. ¡Y habremos completado 9 series!
No amaneceremos con el cuerpo de modelo, y muy importante… no nos dolerá el derriere! Pero durante las siguientes 24 horas, nuestro cuerpo comenzará a crear más fibras de músculo.

Para panditas, sus papás y abuelitos!!

Mi experiencia:
A todo mundo le falta tiempo para hacer ejercicio… FALSO!! A todos los #panditas les hemos enseñado a dejar en último lugar de sus actividades el ejercicio. Y admitámoslo, nosotros adultos les enseñamos con el ejemplo (mal ejemplo), así que sirva de pretexto para tu #pandita y tú, motvense ´mutuamente! Cuando a uno le falte energía, el otro sirva de porrista. Recuerden que el ejercicio se hace como acto de amor, amor propio, respeto propio y siendo adulto, procurar que tu hijo haga ejercicio es igualmente un acto de amor! para él en su niñez y para el adulto saludable que estás ayudando a forjar!

Deja un comentario