El Acondicionamiento 1a parte

Activate!

Mientras más demandante sea el acondicionamiento, más importante será hacer un calentamiento adecuado. Recordemos que es este paso en el que preparamos músculos y tendones, así como adecuamos el ritmo cardiorespiratorio para realizar nuestro acondicionamiento.
El acondicionamiento, igualmente, debe intentar mejorar la fuerza, resistencia, velocidad y flexibilidad de nuestro cuerpo, por ende de nuestros músculos.


-La fuerza es equivalente al peso que podemos mover o desplazar. Por ejemplo, hacer una sentadilla.
-La resistencia será las veces que podamos mover o desplazar ese peso en un lapso de tiempo determinado. Por ejemplo hacer 20 sentadillas en un minuto.
-La velocidad será cuan rápido podremos hacer ese movimiento, por ejemplo hacer esas mismas 20 sentadillas en 30 segundos o lograr hacer 50 en un minuto.
-Finalmente la elasticidad, se refiere a la capacidad de un músculo y/o articulación a lograr usar plenamente todos sus grados de movimiento. Por ejemplo, flexionar la cintura y espalda para tocar la punta de los dedos de los pies con la punta de las manos sin doblar las rodillas.

Es muy importante tener en cuenta que el acondicionamiento debe estar enfocado a las metas que planeamos al iniciar un programa, y como todo, estas deben ser claras, alcanzables y en nuestro caso como #panditas, preferentemente divertidas!!

Una primer meta, muy simple es… lograr moverse, sí, el simple hecho de dejar de hacer lo que estés haciendo (o dejando de hacer) para comenzar una caminata por el parque ya es una primer meta cumplida.

Una segunda meta, puede ser lograr que esa caminata pase de 3 minutos a 5, luego a 10, luego a 20 y finalmente a 30

Para no quedarnos, ahora podemos comenzar con algo más fuerte… cuando veas la oportunidad, juega unas carreritas cortas con tu hijo y luego sigue la caminata. Pronto, el sentido competitivo de tu hijo y su mejor condición física hará que sea él el que te rete.

Cuando tu #pandita (y ojalá tu con él) logre hacer 30 minutos de actividad continua, de modo regular (3 o 5 veces por semana SIN FALTA), seguramente ya habrá dejado de ser un pandita, y será un niño con una mejor salud y dentro del percentil adecuado.

Si tu #pandita es renuente a hacer cualquier clase de ejercicio, te recomendamos usar el calentamiento como punto de arranque procura usar algo que vuelva divertido el calentamiento como una pelota de pilates, algunas ligas, o botellas de agua, lanzarse una pelota o simplemente, «salir a platicar» mientras caminan al rededor de un parque.

Mi experiencia personal:
Todo comienzo implica modificar hábitos previos y el simple hecho de apartar el tiempo para salir a hacer ejercicio, hacerlo en casa o al menos jugar un rato con los perros genera un primer habito «establecer una ventana de tiempo para realizar una actividad». Si tu #pandita está solo la mayor parte del tiempo, saca ventaja de tu llegada a la casa y salgan a «platicar-caminar», andar en bici, patines. Ganaran ambos una mejor salud y te garantizo que a la larga, esas salidas serán parte de los mejores recuerdos de la infancia de tu hijo.

 

Deja un comentario