Autismo y obesidad

¿Tener autismo favorece la obesidad?

En un estudio que tomó como base otros 15 estudios donde se analizó el peso de casi 50 millones de pacientes y de entre ellos, 1.045 millones con diferentes grados de autismo (ASD Autism Spectrum Disorder).

El artículo publicado en «Springer Nature» dice que la respuesta a esta pregunta es un Sí.

Entre los factores que identificaron están:

Alimentación selectiva, los pacientes con ASD, tienden a ser muy poco flexibles a lo que refiere a su alimentación, son muy selectivos, rutinarios y rara vez aceptan cambios. Eventualmente, será necesario usar complementos, vitaminas por vía oral e incluso por vía intravenosa.

Menor actividad física, por el comportamiento huraño asociado al autismo es frecuente que los pacientes tengan menos actividad física que una persona «normal», pero ello no implica que así deba ser.

Como cualquier otro niño (en el caso de los pacientes menores de edad), se puede incitar a que tenga actividad física e incluso a que practique algún deporte que no se adecue a su perfil.

Medicación, algunos de los pacientes con autismo requieren medicamentos para controlar su ansiedad, estos hacen que la actividad sea menor e incluso algunos de ellos les pueden causar somnolencia, pasividad excesiva y con ello el consiguiente aumento de peso.

Incluso, algunos medicamentos anti psicóticos están claramente relacionados con el aumento de peso.

Problemas gastrointestinales, asociados al autismo (ASD) hacen que la buena alimentación se convierta en un inconveniente, ya que no existirá medicamento que pueda ayudar a la digestión de los mismos y/o dado todo el cuadro clínico ya indicado.

Problemas de sueño, al igual que los problemas gastrointestinales, se dan como asociados al trastorno principal, el autismo. Y al no tener ciclos regulares de sueño, el sobre peso es una consecuencia.

Síndrome de microdeleción 16p11.2 y/o 11p14.1 proximal, finalmente, se descubrió que algunos pacientes con autismo presentan estas microdeleciones, que han sido asociadas claramente a una susceptibilidad mayor para presentar obesidad.

Y cuando sumamos todo lo anterior, ahora también resulta que todo esto hace que la persona con autismo llegue a presentar medidas antropomórficas diferentes a las esperadas!

El autismo está ligado a la obesidad.

Deja un comentario